Windows 8 apuesta por el PC táctil