En una época en que todo es digital y en la que los niños aprenden antes a usar la tablet que a pintar con ceras, llega Nintendo y nos sorprende con un clásico. Lo de clásico viene porque si tenéis peques en casa seguro que más de una vez habéis visto cómo se entretenían más con una caja de cartón que con el propio juguete que venía dentro. Y es que lo nuevo de Nintendo es precisamente eso, un kit de juguetes en el que el cartón cobra protagonismo y al que han llamado Nintendo Labo. Por supuesto, la esencia sigue estando en la videoconsola, en este caso la Nintendo Switch , que es la que hace que surja la magia.

Un icono del mundo digital y los videojuegos como Nintendo que hace un guiño a sus orígenes – en 1889 con unos juegos de cartas- e incorpora a su catálogo algo tan básico como el cartón y que seguro que va a hacer las delicias de los aficionados al movimiento Maker. Con este movimiento, además de dirigirse al gamer, quieren volver a triunfar en el entorno familiar como ya hicieron con la Wii, quieren volver a conseguir que toda la familia pueda entretenerse junta alrededor de un juego. En este caso, con Nintendo Labo que mezcla lo físico con lo virtual, varios kits montar el propio juego y tener los primeros contactos con la tecnología y la programación. ¿Cómo? Pues, por ejemplo, creando un robot programable o un increíble piano, mitad cartón, mitad videoconsola.

A hacer manualidades

La base para empezar a jugar es el ToyCon, el juguete de cartón en cuestión para montar, que ya vienen perforado para que sea fácil de extraer y con todos los materiales necesarios para el montaje. Por si no somos muy manitas con esto del DiY (Do ItYourself, en sus siglas en inglés; vamos, las manualidades de toda la vida), conectando la tarjeta a la Nintendo Switch, podremos acceder al manual de instrucciones. Una vez montado, sólo hay que colocar los mandos laterales, también conocidos como JoyCon, en el lugar correspondiente y ya está listo para jugar.

El kit sale a la venta en dos versiones, cada uno con susToyCon. El primero es el, Kit Variado en el que se puede encontrar la tarjeta de juego Nintendo Switch con el software para usar el Kit y materiales para construir 5 ToyCons: un antenauta, una casa, una caña de pescar, un piano y una moto.

Kits y proceso de construcción

En Gadwoman estuvimos probándolo y os podemos contar que fue una gran experiencia. Para empezar, construimos un antenauta, y la verdad, es que nos resultó bastante sencillo de montar. El cartón es de un grosos adecuado, no se estropea fácilmente, y viene perfectamente troquelado para que puedas separarlo sin problemas. En caso de que los tengas, siempre podrías usar la plantilla para realizar nuevas piezas. Además puedes ir siguiendo con detalle las instrucciones interactivas que aparecen en la Nintendo Switch. El antenauta funciona como un coche teledirigido que se puede desplazar desde la consola, gracias a la vibración que emiten sus mandos. La cámara que lleva permite visión nocturna por lo que este pequeño antenauta puede ser un perfecto compañero de aventuras.

El resto de integrantes del kit variado los probé ya montados porque los tiempos de montaje son más largos: la caña de pescar se tarda en montar una hora y media y el piano, unas dos horas. ¿Te acuerdas del Tamagotchi? Pues la casa vendría a ser algo parecido, pero más divertido y sin padecer tanto por su bienestar.

La moto es fácil de usar, con movimientos intuitivos y sensaciones muy logradas.  La caña de pescar también sorprende por lo bien conseguido que está el mecanismo y la experiencia, con sedal incluido.

De este kit, el piano es sin duda el ToyCon que más me maravilló por todas las posibilidades que ofrece cuantos más conocimientos musicales se posean. La curiosidad y las ganas de probar harán que el usuario descubra numerosas posibilidades. Una sorprendente es la interacción del piano con el mar de la caña de pescar y la creación peces con formas de longitudes de onda. Ahí es nada!

El segundo es el kit robot que consta de una mochila de cartón ligera y cómoda de llevar, unas cuerdas y unas gafas de cartón, además de la tarjeta y todo lo necesario para construir el robot. Es el más laborioso de montar, unas seis horas, y la experiencia es más de videojuego.  La idea de este pack es que el propio jugador se convierta en un robot gigante y es algo más complejo de construir que en el caso del kit variado.

En cuanto al juego, la misión será destruir una ciudad, mientras se van descubriendo poco a poco qué movimientos puede hacer nuestro robot y qué se consigue, por ejemplo, al agacharse o al estirar un brazo y una pierna simultáneamente. Muy fácil meterse dentro del videojuego”

Jugar, crear y descubrir

Además, si realmente os apasiona el DiY las posibilidades de personalización son infinitas. Sólo hay que sacar el kit de manualidades y ponerse a cortar, pegar, pintar, o lo que se te ocurra. Por si te faltara algo, Nintendo comercializada también un Kit de personalización por unos 10 euros. Además, una vez creada la comunidad que girará en torno al canal de Youtube de Nintendo Labo, se podrán ir adquiriendo nuevas ideas para que puedas montar tus propios ToyCons y piezas en casa.

Tras pasar por el Workshop, no podemos hacer más que recomendar Nintendo Labo, porque no sólo va a desarrollar la creatividad de los más peques, mientras se divierten con un videojuego, sino que toda la familia puede participar junta en la creación de un proyecto común. Por no olvidar que puede convertirse en una gran herramienta educativa y una forma de iniciarse en áreas como la programación. Y es que Nintendo Labo se basa en tres premisas: crear, jugar y descubrir. Esta última está detalladamente contemplada en las instrucciones de los kits que se siguen en la Nintendo Switch, donde explican detalles como el uso de los infrarrojos o qué son las longitudes de onda. Conocer la tecnología que hay detrás no hace que se acabe la magia.

Los dos kits de Nintendo Labo ya están a la venta: el Kit Variado está disponible por unos 62,90 euros, mientras que el Kit Robot cuesta 72,90 euros. En cuanto a las edades recomendables, como decíamos al principio, Nintendo Labo está concebido como un producto de ocio familiar. Esto quiere decir que los padres tendrán que llevar la voz cantante en el montaje sobre todo sin son niños y niñas pequeños. Doblar cartón o separar el troquelado, y otras partes más complicadas del montaje puede ser tareas complicadas para edades tempranas. En cambio jugar con los ToyCons no será ningún problema.

 

 

Deja un comentario