Una tasa de paro superior a la de los hombres (18,4% frente al 15% según la Encuesta de Población Activa al acabar 2017). Mayores dificultades para conciliar y para acceder a puestos directivos. Una brecha salarial que sigue favoreciendo a sus compañeros: ellas cobran un 30% menos según los datos del estudio Brecha salarial y techo de cristal de los Técnicos de Hacienda (Gestha) y elaborado con datos de la Agencia Tributaria correspondientes a 2016. Y un hecho puramente biológico, como la maternidad, que ejerce de obstáculo en demasiadas ocasiones. El contexto laboral de las mujeres no es precisamente un cuento de hadas, pero podemos y debemos hacer cosas para mejorarlo.

Y uno de nuestros mejores aliados es la tecnología. Esa que nos permite adquirir competencias digitales, esa que nos permite, hoy en día, desempeñar nuestras tareas desde casi cualquier parte. Esa que nos ayudará a conseguir trabajo, si tenemos en cuenta que la Unión Europea estima que será necesario cubrir en torno a medio millón de nuevos puestos de trabajo en el sector TIC hasta el año 2020.

En este sentido, a los empleados españoles les queda mucho camino por recorrer, y las mujeres tenemos una oportunidad para ir cerrando brechas y alcanzar una igualdad real. Porque en términos de “digitalización” de las personas, España se sitúa en el puesto 17 de los 28 países que componen la Unión Europea. Nueve de cada diez trabajos requieren ya niveles básicos de habilidad digital y, sin embargo, según datos de Eurostat del año 2016, solo el 23% de los españoles cuenta con habilidades básicas y el 31% dispone de competencias avanzadas.

Hablando de transformación digital, el sector STEM (Ciencia-Tecnología-Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés) es uno de los motores de las economías más avanzadas del mundo y uno de las que más requiere de este tipo de competencias. En la actualidad, nuevas tecnologías y procedimientos como el BigData o Blockchain están revolucionando todos los campos de la economía, por lo que cada año se irán requiriendo nuevos profesionales de estas áreas para avanzar con la implantación de las nuevas tecnologías en todos los ámbitos de la sociedad. Disciplinas, por cierto, en las que también las mujeres están infrarrepresentadas.

 

En IMF Business School somos conscientes de este escenario y de la responsabilidad que tenemos las instituciones educativas para que mejoremos en términos de igualdad y como país. Así, hemos pasado de la teoría a los hechos y ofrecemos a nuestros alumnos una formación que les otorga herramientas y competencias digitales que favorecen su empleabilidad. Como el Máster en Big Data que impartimos en colaboración con Indra, o el de Ciberseguridad que impartimos con Deloitte, el Máster en E-Salud junto con EY… De las musas al teatro. De las aulas al mercado laboral.

 

POR Belén Arcones, directora general de IMF Business School

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.