Cuando en 1984 la británica Jane Snowball (72 años) se aventuraba a hacer su primera compra por Internet a través de un novedoso sistema de la televisión llamado Videotex, pocos podían imaginar que el comercio electrónico entraría en nuestras vidas con tanta fuerza. Internet se ha convertido en la mayor tienda del mundo, con un crecimiento previsto para este año del 13,6% en Europa y casi un 25% en España. Según los datos que publica eCommerceFoundation, el comercio electrónico ya supone el 4,9% del PIB en el Viejo Continente y un 2,7% en España, lo que equivale a más de 25.000 millones de euros.

Hoy ya podemos comprar online cosas que hace unos años ni imaginamos: empresas como Direct Optic o MisterSpex empiezan a triunfar vendiendo gafas graduadas; CNP Partners y Morningstar han lanzado planes de pensiones 100% online, con buena acogida; los consumidores encargan coches a Tesla sin ni siquiera tocarlos antes y desde Emma distribuimos colchones de calidad premium en 11 países de Europa con notable éxito.

Cada vez compramos más cosas y con más frecuencia en Internet porque no tenemos que desplazarnos, podemos visitar la tienda a cualquier hora, comparar varios productos de distintas marcas y, sobre todo, tomarnos un tiempo para decidir. Una de las compras más relevantes, incluso por encima de la adquisición del televisor, es la de un colchón. Si te planteas comprar un colchón online, conviene tener en cuenta algunas cosas importantes:

  1. Hay cosas que es mejor probar en casa. Si una tienda física normalmente te “regala” 5 minutos para probar el colchón, empresas como Emma te facilitan la posibilidad de hacerlo durante 100 noches, en tu hogar y para que tu cuerpo tenga tiempo de adaptarse a las nuevas características del colchón.
  1. Política de devolución. Si has comprado un producto sin saber si va a gustarte o no, asegúrate de que puedes devolverlo y recuperar tu dinero. Es la mejor garantía, tanto para quien compra como para quien vende.
  1. Envío rápido y listo para su uso. Una vez recibido el pago, recibirás el colchón gratis a domicilio en el lugar que elijas y normalmente en un plazo de entre 3 días y una semana. Gracias a los avances en logística, ahora los fabricantes enviamos el colchón enrollado para facilitar el transporte y listo para su usoen apenas unos minutos.
  1. Lee los comentarios de otros compradores. Cada persona tiene sus propias necesidades y fisonomías, en particular al comprar artículos de descanso. Aun así, leer los comentarios de otros es una forma de percibir sus experiencias, no solo con el producto, también con la empresa, en el proceso de compra, incluyendo la atención al cliente y asistencia posventa. En Internet encuentras todo. No obstante, cuidado con los fake y trollsen Internet, ya que cada vez más las personas deberían valorar la fuente de contenido antes de confiar en ella.
  1. Certificaciones de seguridad.  Comprueba que compras en un sitio seguro, tanto en la autenticidad de la página, los métodos de pagos, tratamiento de los datos, etc… Para el consumidor siempre es importante buscar sellos como el de Confianza Online o TrustedShop. Evitarás tormentos y podrás dormir a pierna suelta (nunca mejor dicho).
  1. Garantía. Las condiciones de la compra deben figurar en la web en un lugar claro y visible, sin letra pequeña y explicadas en detalle para evitar dudas y suspicacias. Si la página está certificada por una organización externa, significa que sus políticas respetan la normativa vigente en la Unión Europea.
  1. Define bien qué prestaciones buscas y analiza las características técnicas. Un colchón no debería ser ni muy suave ni muy duro. La autorregulación es clave. En Emma, por ejemplo, hemos invertido mucho en innovación tecnológica para crear un producto que se adapte a cualquier cuerpo. Los materiales autorreguladores Airgocell sirven para eso precisamente y se aplican tecnologías novedosas como la del hundimiento progresivo para asegurar un nivel de comodidad adecuado.
  1. Ojo a los mitos urbanos, ya sea en tiendas tradicionales o en Internet. Como muchas marcas trabajan con comisiones por cada venta, podemos encontrarnos con vendedores más interesados en ganarse una buena comisión que en atender las necesidades del comprador.
  1. Confía en profesionales. Si tienes dudas sobre el producto que mejor se adapta a tus necesidades o tienes problemas de espalda, consulta con tu médico; si padeces alguna alergia, lee la composición y las instrucciones de uso de los productos o consulta con la marca directamente; si tu problema es específico con un producto, pregunta a las organizaciones de consumidores que hacen tests de productos.
  1. El precio no lo es todo. Los colchones de espuma viscoelástica no son tan baratos como los de muelles o de látex. Como en otros productos, no será fácil encontrar precio y calidad combinados. Si quieres el colchón de tus sueños, no puedes elegir el más barato.

 

Firma invitada

 

POR Pedro Mota Ferreira, cofundador de Emma Colchón

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.