Te imaginas, ¿tu vestimenta sabe cómo te sientes? O mejor aún, ¿sabe cómo se siente el mundo? Pues no está muy lejos de ser una realidad.

En el MWC pudimos ver uno de esos prototipos llamativos que nos encantan en Gadwoman. En este caso un precioso vestido de princesa, diseñado por la firma de alta costura Marchesa (sí, la que diseña trajes de ceremonia que lucen la estrellas del celuloide), ¿Cómo lo hace? Pues sirviéndose de la inteligencia cognitiva del sistema IBM Watson, del que ya os hablamos, y del Internet de las cosas, mediante los sensores que lleva. Y en base a todo ello este maravilloso vestido refleja las emociones de los medios sociales en tiempo real.

Vestido cognitivo con IBM Watson en MWC172

Para ello el traje llevaba cosidas unas luces led que cambiaban de color en función de los sentimientos de los espectadores. Al sistema le llegan esos comentarios al analizar las redes sociales, filtrando por los hashtags programados, y después analiza los sentimientos de los mensajes. Todo ello de forma inmediata, en tiempo real.  Y así las luces del vestido cambian de color desde el blanco hasta el púrpura, pasando por el azul, en función del tono de los mensajes analizados.

En un demo más inmediata se podían modificar los parámetros de la personalidad (desde sensible a curiosa, pasando por apasionada, analítica, organizada) e instantáneamente el precioso vestido de Marchesa cambiaba de color ante tus ojos.

Esta fue una muestra de una aplicación de la inteligencia cognitiva de IBM Watson, que entiende el lenguaje natural de las personas y es capaz de procesar la información más como un humano que como una máquina. E incluso aprende con cada interacción, por lo que cada vez es más inteligente. Además no solo analiza texto escrito sino también imágenes o videos y entiende las emociones que hay detrás. Porque una imagen vale más de mil palabras pero hace falta saber interpretarla y darle un significado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.