Apúntate al sentador de madres

La tecnología sirve para muchas cosas, pero sobre todo para mejorar la vida de las personas. Y si puede ser para hacerlas más iguales y más felices, mejor que mejor. Así quepor eso esta vez queremos sumarnos a una iniciativa que nos ha gustado mucho. Es de la revista feminista Locas del coño, que os recomendamos, y está destinada a hacer más felices y más igualitarias las comidas de Navidad: el sentador de madres.

Advertisements

Se trata de un cinturón con un código que sirve para que las madres no estén constantemente pululando por las mesas familiares, simplemente porque nadie de los comensales se mueve, sobre todo ellos. Y como ya sabemos de qué estamos hablando y hemos visto la escena tantas y tantas veces, queremos sumarnos a promocionar este sentador, que no se vende en ningún sitio, ni lo patrocina ninguna tecnológica ni tiene una app que lo rija.

Tan solo es una broma que piden que compartamos en grupos de Whatsapp y otras redes sociales para que llegue a esos cuñados, esos hijos y esos padres que no saben dónde está la cocina, ni cómo va el horno ni dónde está la sal y lo que es peor, no tienen ningún interés en aprenderlo, así pasen mil años.

Lo han hecho a través de las madres mayores, esas figuras voluntariosas a las que todo les parece poco con tal de satisfacer y cuidar a su familia, y que muchas no se plantaron en su día para decir bien alto ¡aquí estoy yo!.

Proponemos también desde aquí que se incluya en los wearables para contar pasos (los Fitbit, Watch y smartwatches varios) una especificación de cuántas veces se echa una mano en casa, cuántas se comparten las tareas domésticas o se va a hacer la compra. Y que sume puntos, o calorías o lo que sea. O que creen una categoría para ser simplemente, mejor persona.