Cómo elegir un buen aire acondicionado

0
662
Aire acondicionado

Vale, estás harta ya del calor y te repites una vez más por qué no has puesto ya el aire acondicionado. Todavía estás a tiempo aunque a estas alturas los instaladores es cuando tienen más trabajo y las rebajas no llegan a las secciones de frío. Pero si ya no puedes más y has decidido hacer la inversión, ten en cuenta algunos trucos para elegir bien tu aparato de aire acondicionado.

  1. Elige la habitación correcta.

    Los sistemas de aire acondicionado no llegan a toda la casa y por tanto hay que tener muy claro dónde se van a poner. Primero, por economía. Un sistema estándar consta de un split (aparato interior) y un compresor (el exterior). El número de splits se puede ampliar, pero por cada uno que añadas, necesitarás un compresor más grande (y más ruidoso y también más caro), así que piensa bien dónde lo colocas.

  2. Cuándo vas a usar el aire acondicionado

    Un aire acondicionado para usar de día se puede controlar manualmente y sin demasiadas complicaciones por el termostato. Por la noche, no, si no quieres aparecer o hecha un cubito de hielo, o completamente deshidratada. Recuerda que el aire acondicionado reseca bastante el ambiente de la habitación.

  3. Cuánto ruido estás dispuesta a soportar

    Lo peor de los compresores es el ruido, porque aunque son aparatos exteriores, no se trata de torturar al vecindario con un zumbido (o más) constante que además expulsa calor. Además, por mucho que cierres las ventanas, piensa que los vas a escuchar igualmente. Así que indaga primero los decibelios que emite el aparato antes de instalarlo en casa.

  4. Planifica el circuito de los tubos

    Los splits actúan como una nube. Resecan el agua del ambiente y la acumulan para expulsarla a través del compresor a un depósito o una tubería. Ese agua no es apta ni para beber ni para regar las plantas. Aunque un buen instalador te debe garantizar que no tengas problemas de gravedad para evacuar el agua -es decir, que no se quede estancada y empiece a salir por dónde no toca- no está de más prevenir imprevistos y asegurarse bien de que ningún tubo queda suelto. Y prevé que puedes necesitar un recipiente para evacuar el agua.

  5. Decide si quieres solo frío o calor y frío

    Otra de las decisiones importantes es cuándo quieres usar el aparato. Si tienes un buen sistema de calefacción en casa -con radiadores de gas, pro ejemplo- y no eres de las muy paranoicas, igual vale la pena de que instales un aparato que solo dé frío. Si no, puedes optar por las llamadas bombas de calor, aparatos que sirven tanto para aire frío como caliente. Son más caras pero te salvan la papeleta todo el año.

  6. Acuérdate del mantenimiento

  7. Decidas lo que decidas, piensa que los splits hay que limpiarlos cada cierto tiempo y revisar los gases cada diez años, aproximadamente. Y si los tubos están a la vista, desembozarlos por si ha entrado un insecto o suciedad que pueda taponarlos y obstruir los aparatos.
  8. Piensa en los extras

    Los aparatos de aire acondicionado más modernos se pueden controlar a través del móvil, conectar con apps o integrar en sistemas domóticos para que estén funcionando cuando llegues a casa. Valora si estás funciones, que elevan sustancialmente el precio, las vas a utilizar.