Asus Zenfone Selfie, un smartphone para selfies de nivel

 

Advertisements

Además el procesador, para que el smartphone vaya rápido, la cámara de fotos es un elemento fundamental en la elección de un teléfono móvil. Sobre todo porque nos gusta compartir instantáneas de nuestras actividades y vivencias en las redes sociales. Fotos de lo que comemos, de los sitios a los que vamos, de los amigos con los que estamos y muy especialmente, nuestras, los famosos selfies o autofotos. Y no todos los smartphones tienen una cámara frontal de calidad. Sorprende que algunos smartphones de gama alta como el iPhone 6s acaban de pasar de los 1,2 megapíxeles a los 5 megapíxeles en FaceTime. Así que para los que valoran mucho la cámara delantera, el Asus Zenfone Selfie no les defraudará con sus 13 megapíxeles.

Una de la cosas que llama la atención de este terminal es la ausencia de botones laterales. En este caso el botón de bloqueo está situado en la parte superior. Esto, considerando que es un terminal grande, unos 7,7 cm, dificulta un poco su uso sobre todo si tienes una mano pequeña. Los botones de sonido y de la cámara se sitúan en la parte trasera, al estilo de los últimos modelos LG. El botón es algo estrecho y al situarse en la parte de atrás y no en un lado como es habitual, hay que acostumbrarse a utilizarlos. Una vez superado este paso, son bastante cómodos sobre todo para los selfies, que al final son la clave de este Asus. Esta situación hace más fácil apretar el botón cuando nos estamos haciendo una autofoto.

En cuanto al diseño, el Asus Zenfone Selfie es elegante a la vez que informal y se comercializa en colores bastante llamativos, quizás porque por sus características está dirigido a un público joven. La parte delantera es en color negro con acabado de aluminio en la parte de debajo de los botones capacitivos y la parte trasera tiene un acabado de policarbonato recubierto de goma que favorece el agarre y ofrece un tacto agradable. La carcasa es un poco curvada para que sea más fácil sujetarlo y también para facilitar el acceso a los botones traseros, como decimos, todo es acostumbrarse. Aún así, puede resultar un poco difícil de utilizar con una sola mano porque no es especialmente fino.

 

Asus Zenfone SelfieLa pantalla llama la atención también: se trata de una FullHD de 5,5 pulgadas y 403 ppp, una buena calidad para un móvil que se sitúa en la gama media-alta. Si hay que ponerle una pega, quizás la encontremos en la falta de brillo cuando utilizamos el smartphone en el exterior, con sol. Cuenta con protección Corning Gorilla Glass 4 para que en esos descuidos que acaban con nuestro móvil en el suelo no terminen en rotura de pantalla.

Y vamos a por el punto fuerte, ya que como su propio nombre indica Asus Zenfone Selfie, este es un smartphone para los amantes de las autofotos. Ya de entrada destaca el tamaño de la cámara frontal de 13 MP y el sensor, en parte porque se trata de una lente gran angular (88 grados) para hacer esos selfies en que quieren salir todos nuestros amigos. Consigue una perspectiva de hasta 140 grados para que nadie se quede fuera de la imagen pero dependiendo de la posición de la cámara, algunos detalles acaban distorsionándose. Para que el selfie sea impecable, Asus ha añadido la función embellecimiento que se activa por defecto cuando hacemos una autofoto. Y no es que nos convirtamos en modelos del Vogue, pasadas por Photoshop, pero nos deja más estupendas. Se pueden retocar aspectos como el color de la piel, el tamaño de los ojos y hasta elegir qué grado de embellecimiento vamos a aplicar: darle otro tono a la piel, agrandar los ojos, suavizar imperfecciones o reducir mejillas. Ojo porque si te pasas más que embellecerte parecerá que te hayas hecho la cirugía estética ;-P La cámara frontal cuenta con un interesante flash de dos tonos para ocasiones de poca luz. La lente cuenta con tecnología PixelMaster y nos permite acercarnos hasta a 6 centímetros de lo que queremos fotografiar.

Asus Zenfone Selfie enfoque

La cámara trasera se ha quedado con otros 13 MP, algo un poco extraño ya que la trasera suele ser mucho más potente que la frontal en la mayoría de terminales. En cualquier caso es una muy buena cámara, con apertura f/2.0 lo que supone mejor calidad en entornos poco iluminados (al dejar entrar más luz). El flash también es el mismo que en la cámara frontal y si hay que destacar algo sería el rápido autofocus, unos 0,2 segundos para fijar una imagen. Si sois aficionados a la fotografía os gustará saber que en este caso se pueden configurar algunas características como el ISO o la velocidad de obturación manualmente.

En cuanto a características técnicas, trae un procesador Snapdragon de 64 bits que le da potencia suficiente para sacarle un buen partido a su punto fuerte, las fotos, y para jugar y moverse con fluidez por las aplicaciones. Los 3GB de RAM permiten trabajar bien incluso si tenemos varias aplicaciones abiertas. La memoria interna puede ser de hasta 32GB, lo que da para almacenar muchos selfies sin que aparezca el molesto icono de falta de espacio.

 

Viene con ranura para dos microSIM o una SIM y tarjeta microSD y es compatible con redes 4G. Como sistema operativo trae Android Lollipop de serie preparado para actualizarse a la versión Marshmallow 6.0.

En cuanto a la batería, tiene más o menos un día de autonomía, algo más si hacemos un uso moderado de las redes sociales, GPS, Bluetooth… y todas las funcionalidades que disminuyen la batería. En este terminal, la batería es extraíble, algo que está empezando a ser poco habitual entre los nuevos terminales.

Asus Zenfone Selfie modelos

En cuanto a funcionalidades propias de Asus destaca ZenMotion, comandos gestuales que nos permiten abrir directamente una aplicación en concreto cuando la pantalla está apagada tan sólo haciendo un determinado dibujo con el dedo en la pantalla. Por ejemplo, si dibujas una S, se abrirá la cámara de los selfies; y con la C, la trasera. También puedes crear comandos propios para abrir las aplicaciones que más utilizamos. Reconoce bastante bien los comandos y es rápido. Además, en cuanto cierras la app que has abierto de esta manera, el móvil vuelve a bloquearse. Esta función se incluye en ZenUi, la interfaz que además permite una gran personalización de los temas para llevarlo a tu gusto.

La batería de 3.000 mAh da una autonomía de un día, haciendo uso intensivo de redes sociales y cámaras de fotos.

De diseño cuidado y arqueado, el frontal es de aluminio pulido y la parte trasera de plástico con un tacto muy suave, como aterciopelado y coloreado en tonos pastel: azul agua, rosa chico o blanco puro; pero también en acabados metalizados como el gris glacial, rojo glamur y oro puro, y los llamativos blanco diamante ilusión, azul poligonal ilusión y rosa suave ilusión. Ah, y las fundas MyView tienen un panel de visión circular para ver toda la información con un solo vistazo: acceder a las alertas, organizarte el día, hacer selfies y, por supuesto, proteger tu dispositivo sin tener que abrir la funda siquiera.

Como conclusión, remarcar que el Asus Zenfone Selfie es un estupendo terminal de gama media-alta en el que destaca su potente cámara frontal. Y esto lo hace ideal para los amantes de los selfies y de la fotografía en general a un precio bastante asequible, 299 euros. A tener en cuenta que es su tamaño y grosor (no es especialmente fino) y el cambio de sitio de algunos botones. Nada a lo que no puedas acostumbrarte en poco tiempo.

Toñi Herrero Alcántara

Cofundadora de Gadwoman. Periodista especializada en tecnología, consultora de comunicación y un poco geek 😉
He colaborado con medios como YoDona y ElDiario.es hablando de tecnología en femenino y también de emprendedores y startups.
¿Quién dijo que la tecnología era aburrida?
Avatar