USB 3.0 SanDisk Ultra Fit, una memoria diminuta y de alta velocidad

0
550

Con tanto contenido multimedia como generamos a diario con nuestros smartphones, tablets u otros dispositivos el uso de memorias de almacenamiento se hace casi tan necesario como el propio teléfono. Pero transferir archivos, sobre todo de gran tamaño, es una tarea tediosa. Por eso nos ha encantado esta nueva memoria, la USB 3.0 SanDisk Ultra Fit que pese a tener una capacidad de 128 GB, que es la que hemos probado, tiene unas dimensiones tan pequeñas que no superan ni el tamaño de una moneda de un euro. Porque es fundamental contar con gran capacidad de almacenamiento extra y una alta velocidad de transferencia para no tener que perder demasiado tiempo en el proceso.

Advertisements

Con 128GB podemos almacenar hasta 16 horas de vídeo FullHD y proporciona una velocidad de hasta 130MB/s, velocidad que permite a los usuarios mover contenido hasta 10 veces más rápido que una memoria USB 2.0 estándar, como transferir una película en menos de 40 segundos.

SanDisk Ultra Fit 3.0
SanDisk Ultra Fit 3.0

Ahora que se empieza a generalizar el contenido en alta definición – el que consumimos y el que hacemos con nuestros móviles- esta memoria portátil diminuta se puede convertir en un buen complemento para almacenar y compartir contenido entre nuestros portátiles, videoconsolas, smartphones, sistema de audio del coche o televisores. E incluso puede servir como ampliación de memoria para tablets o notebooks.

La USB 3.0 SanDisk Ultra Fit tiene 5 años de garantía y viene con el programa SanDisk SecureAccess que dota de mayor protección y seguridad para nuestros archivos así como suscripción gratis de un año a RescuePRO para recuperar archivos perdidos o dañados. Diminuta y rápida, la memoria flash USB 3.0 SanDisk Ultra Fit está disponible en versiones de 16, 32, 64 y 128 GB y su precio va desde los 6 euros hasta los 44 euros. Totalmente recomendable si andas moviendo contenido de gran tamaño de manera cómoda en el bolsillo o incluso enganchado de manera constante al tablet. Eso sí, ojo, porque a veces las cosas pequeñas se pierden más fácilmente.