¿Por qué no debes perderte el Gamelab 2015?

Imagen-Gamelab-1

Advertisements

Hoy abre sus puertas el Gamelab 2015,  una nueva edición del congreso internacional del videojuego y el ocio interactivo, como cada año, viene cargada de estrellas de renombre internacional del mundo del videojuego. Muchos de ellos ya son conocidos por la mayoría de los jugadores, pero hay algunos que, a pesar de haberle dedicado cientos de horas a sus juegos, permanecen anónimos para la mayoría de los mortales. Vamos a hacer un repaso a todos los motivos por los que no debes perderte este Gamelab, muchos con nombres y apellidos.

El primero, a mi juicio, está claro. Sus juegos son conocidos en todo el mundo, nos ha hecho apagar la tele de golpe más de una vez, pegar gritos en la soledad de nuestra habitación, quitarnos los auriculares y tardar media hora en cruzar un pasillo andando pixel a pixel, a la espera del inevitable susto. Si hablo de Biohazard, muchos -aunque cada vez menos-, no sabrán de qué hablo, pero si digo Resident Evil, todas las dudas quedan despejadas. Y es que si en Estados Unidos y Europa hubieran respetado el título original, quizá se hubiera entendido mejor la saga, que en ningún momento fue tan solo un juego de zombies. El caso es que Shinji Mikami, de la mano de Capcom, vendió millones de copias de Resident Evil por todo el mundo, y tanto fluyó la especia, que luego vinieron Resident Evil 2, Resident Evil 3, Code Veronica para Dreamcast, los remakes para Gamecube, y el controvertido, a la vez que excelente, Resident Evil 4 para la consola de Nintendo. Pero no sólo de Resident Evil vivió Mikami, muchos y muchas recordarán Dino Crisis, y sobre todo Devil may Cry, dos impresionantes sagas que nacieron para Playstation uno y dos respectivamente, bajo la dirección de Mikami, aunque luego fueron por otros derroteros. Con la llegada de la alta definición, con Mikami fuera de Capcom y ya alejado de las últimas iteraciones de su hijo pródigo, se involucró en proyectos como Mad World, el vertiginoso Vanquish y Shadows of the Damned, en el que colaboró con otro de los invitados estrella de este Gamelab: Goichi Suda. La última obra de Shinji Mikami hasta la fecha es The Evil Within, una vuelta al género que le catapultó a la fama y que nos ha devuelto el temor a jugar de noche. ¿Volveremos a ver a Mikami dirigiendo un Resident Evil? Puede que sea una de las preguntas que escuchemos en el Gamelab, yo no me perdería la oportunidad de oírle contestar a eso.

Imagen-Gamelab-2

Y para enlazar con Shinji Mikami, y aunque no goce de un currículum tan nutrido, nada mejor que el ya mencionado Goichi Suda, otro peso pesado de los desarrolladores nipones de segunda generación, como lo demuestran sus colaboraciones con artistas de la talla de Mikami o Hideo Kojima en el serial para Podcast Sdatcher’s. Su carrera al frente de la desarrolladora Grasshopper Manufacture Inc. se remonta a 1998, y cuenta con éxitos como Killer 7, su conocida saga No More Heroes, Shadows of the Damned, Lollipop Chainsaw, Project Zero 4 y el más reciente Killer is Dead, con un estilo visual y un tratamiento del sexo y la violencia como pocos saben y se atreven en el panorama actual, de hecho Mad World es una rara avis en el catálogo de Wii, poblado de juegos infantiles y familiares. Sin duda un personaje que creo que tiene mucho que decir en los años venideros, donde la industria lo que necesita son desarrolladores capaces de salirse de lo establecido y del enésimo videojuego de fútbol, de gemas, o de tiros.

Y para terminar con el trío nipón, ni más ni menos que Toru Iwatani, uno de esos perfectos desconocidos que revolucionó la industria de los videojuegos y que ha pasado desapercibido en occidente hasta hoy. Este señor, que este año ha cumplido los 60, profesor de la Politécnica de Tokyo, le dió tanto dinero a Namco allá por principios de los 80, que hubieran podido hacer un puente con billetes hasta las costas de California. Su creación, Pac-Man es más que un videojuego, es un icono que representa la industria del videojuego, y si no esperad a ver la nueva película “Pixels”. Iwatani también es un ejemplo de cómo de mal funcionan las cosas en muchas empresas, pues a pesar de haber hecho millonaria a Namco y de haber convertido Pac-Man en el videojuego más rentable de la historia (incluso a día de hoy), su creador no vio ni un mísero incentivo, ni subida de sueldo ni nada. Todo un detallazo, Namco. Así que al igual que otros años, volveremos a ser afortunados de tener a una leyenda viva del mundo de los videojuegos ¡no dejéis pasar esta oportunidad!

Imagen-Gamelab-3Y dejando el país del Sol Naciente, nos vamos a Estados Unidos, donde un señor llamado Jordan Mechner, en 1989, ponía a disposición de los afortunados poseedores de un Apple II un nuevo videojuego que revolucionó el mundo de las animaciones de esos amasijos de píxeles que eran antes los personajes de un videojuego: The Prince of Persia. Basándose en sus propias grabaciones, Mechner consiguió trasladar ese movimiento suave y fluído a su protagonista, creando un estilo que más tarde sería seguido por clásicos como Another World o Flashback. Prince of Persia es uno de esos pilares fundacionales del mundo del videojuego, y más concretamente del género de las plataformas, ha trascendido la pantalla del ordenador, y lo hemos visto en el cine, en las jugueterías y en las tiendas de libros y cómics.

Son muchos los ponentes que merecerían una referencia aparte, como David Gaider o Steve Gaynor, pero acabaremos este escueto repaso a lo más sobresaliente de este Gamelab con una figura que, si bien no es un desarrollador de esos curtidos entre Spectrums, MSXs y consolas Famicom, es uno de los que yo creo que en el futuro tendrán tratamiento de leyenda, como ya lo tiene su estudio CD Projekt RED, su nombre es Konrad Tomaszkiewicz, y ha pasado de ser uno más en el desarrollo del primer juego basado en las novelas del escritor polaco Andrzej Sapkowski, a ser ni más ni menos que el director del juego que está en boca de todos hoy día, el juego que tiene la culpa de que tus hijos no salgan de casa, de que lleven un amuleto plateado con la cabeza de un lobo colgada del cuello, o de que piensen que trabajar en Varsovia es lo mejor que les puede pasar en la vida. El juego no podía ser otro que The Witcher, ahora por su tercera entrega, un juego que ha puesto a Polonia de golpe en la primera división en el desarrollo de videojuegos, con un conjunto de artistas y estudios como Platige Images, los encargados de hacer las espectaculares cinemáticas de The Witcher, que nos dejan con la boca abierta cada vez que cuelgan un video en Youtube. Como muestra el escueto teaser de Cyberpunk 2077, uno de los próximos trabajos de CD Projekt RED. Tomaszkiewicz seguro que tiene mucho que contar sobre cómo se hace un buen juego, cómo se cuenta una buena historia, y cómo triunfar en la vida con tu buen hacer por bandera. Ojalá tuviéramos políticos así.

Por supuesto que hay muchos más motivos para no perderse este Gamelab, pero espero que con este pequeño anticipo no necesitéis más motivos para acercaros a un congreso que ya es una referencia en nuestro país para todos los amantes de los videojuegos. No os lo perdáis, ¡allí nos vemos!

Avatar

Raúl Rodríguez

Diseñador, ilustrador, modelador y animador 3D. Aficionado a tecnología y a la Historia, pero sobre todo, un producto de la cultura de los 80 y los 90. Cine, cómic, manga, anime y muchos videojuegos. Desde el Green Beret hasta el Destiny, pero cada vez más nostálgico de los sprites.
Avatar