¿Quieres hablar con Barbie?

hello barbie

hello barbie

Advertisements

¿Qué hubiera pasado si cuando eras pequeña hubieses podido hablar con tu Barbie? Bueno, seguro que lo hacías, pero ahora imagínate que la muñeca te hubiera respondido y hubiese sido capaz de enhebrar una conversación: reírse, ser ingeniosa, cambiar de tema o hacer preguntas. Una amiga real con voz propia.

Pues a la muñeca más vendida del mundo le acaba de creceer un Siri. Es más, acaban de dar inteligencia artificial a a muñeca más artificial del mundo, la de medidas imposibles y edulcorado mundo perfecto. Barbie es ahora Siri, o incluso, Her, como el sistema operativo que encarna Scarlett Johanson.

Mattel, sus fabricantes, acaban de presentar en una feria de juguetes en Nueva York un prototipo con la próxima evolución de Barbie: un modelo que se conectará a internet y hablará con voz humana con su dueña o con quien sea. Y enhebrará conversaciones se supone que brillante y ocurrentes gracias a las miles de frases que vaya generando su sistema a partir de millones de muñecas que están haciendo la misma operación. Big Data (uso de datos masivos y anónimos) aplicado a hablar con niños.

Peor la muñeca seguirá sin mover ni un músculo. No va a ser un robot. Tampoco está claro si entenderá las conversaciones en distintos idiomas. o incluso de niñas muy pequeñas, que apenas balbuceen. Está pensada para alguien más adulto, que aprecie el valor de una conversación online y que no la arrastre, manosee, pintarrajee o utilice para experimentar peinados, posturas o vestidos nuevos.

Tampoco sabemos si esta nueva Barbie podrá interactuar con su entorno, y quejarse de lo que le ponen o le hacen, si dará órdenes a las niñas o si los padres podrán programarla para dar órdenes a sus niños.

La nueva muñeca no tiene aún fecha de aparición ni inglés ni para otros mercados. Igual se queda en una simple propuesta que acaba en un cajón. O que será como otros tantos juguetes que no han triunfado porque apenas dan margen a lo más importante: la imaginación.

 

Avatar

Gadwoman

La redacción de Gadwoman firma este artículo de forma colectiva
Avatar