Cómo irte de vacaciones y no quedarte sin tarifa de datos

Usando el WiFi en el parque

Advertisements

 

Normalmente, cualquier mes del año, no llego a consumir la tarifa de datos que tengo de 1GB. Pero cuando llegan las vacaciones la cosa cambia, y los MB se consumen a una velocidad vertiginosa. ¿Por qué? Pues porque en vacaciones no estoy en casa y por tanto sin WiFi y toda la navegación, absolutamente toda, la hago tirando de tarifa de datos.

Así que de repente te das cuenta de que ya no puedes seguir subiendo fotos a Instagram porque no tienes datos. Y te toca pagar para ampliar…

Este post me lo ha inspirado un amigo de Madrid, que justo se quejaba de empezar las vacaciones y estar ya sin tarifa de datos.

Bueno, pues aquí van algunos consejos o ideas para intentar que la tarifa nos dure el máximo posible, especialmente en periodo vacacional. Y sobre todo si estás en el extranjero, aunque hayas contratado una tarifa de roaming:

  1. A por el WiFi gratis

    En bares, cafeterías, restaurantes, hoteles, bibliotecas e incluso parques infantiles hay redes WiFi gratuitas. Algunas, como las públicas, son abiertas y no te hace falta poner contraseña. En el parque infantil de la foto había WiFi abierta y gratuita; una mesita infantil con sus asientos puede servir como mesa de despacho improvisada 😉 Las de los bares y cafeterías suelen tener contraseña que te facilitan muy amablemente. Bueno, a veces parece que les duela pero entonces ¿por qué anuncian que tienen WiFi gratis, si luego les cuesta compartirla?

    Pero no es oro todo lo que reluce: en una Firma Invitada, los amigos de Kaspersky nos dejaron claros los riesgos de utilizar las redes WiFi gratuitas. Y nos dieron unos consejos para conectarnos a ellas con seguridad. Te recomendamos que los releas.

  2. Fotos y vídeos, solo con WiFi

    Si quieres subir fotos y vídeos en cantidades ingentes mi consejo es que te esperes a encontrar una red WiFi fiable. Por subir un par de fotos no se te a gastar la tarifa de datos pero si cada día compartes imágenes de todo lo que haces durante el día (incluyendo fotos de comidas) lo mejor es que te reserves para ese momento de día en que volverás a tener una red WiFi a tu disposición. Lo mismo vale para quienes reciben y quieren descargarse todas las fotos y vídeos que les mandan sus amigos por WhatsApp

  3. Desactiva descargas multimedia

    Muchas veces tenemos activado sin darnos cuenta la descarga automática de archivos multimedia en aplicaciones como WhatsApp. Por descargar unos cuantos no pasa nada pero si tus amigos sin compartidores compulsivos de videos y fotos lo vas a notar. Si desactivas esa opción lo que también notarás es que ganas en espacio de almacenamiento en tu smartphone.

  4. Gorronea WiFi a tus amigos

    Si pasas las vacaciones en el pueblo, y visitas con frecuencia a tus amigos que como viven allí sí que tienen WiFi puedes preguntarles si te puedes conectar a su red WiFi. Explícales que eres un paria 2.0 y seguro que se apiadan de ti y te dejan gorronear un ratito su red. Un apunte de cortesía: más que preguntarles por la contraseñas y ponerles en la tesitura de revelarla, quizás sea más conveniente cederles tu dispositivo para que sean tus anfitriones quienes la tecleen.

  5. Datos intermitentes

    Ésta es una solución extrema, para cuando realmente se te esté agotando la tarifa de datos. Desde el menú del teléfono puedes desactivar la conexión a datos móviles. Esto dejará tonto tu teléfono pues ya no tendrás conexión a Internet. Tampoco recibirás WhatsApp ni cualquier otro servicio asociado al uso de la Red. La podrás conectar cuando quieras o bien esperar a encontrarte con una WiFi salvadora.

  6. No actualices ni sincronices

    Desactiva las actualizaciones automáticas. O elige la opción de actualizar o sincronizar solo cuando tengas WiFi. El verano pasado yo misma me fundí la tarifa de datos con una actualización del sistema operativo de mi smartphone, que sí, era necesaria pero que podría haberla hecho al llegar al hotel y conectarme a su red.

  7. App de control

    Esto es básico: instálate una app que te permita medir el consumo en tiempo real de la tarifa de datos. Es la manera de saber cómo lo llevas. Yo he usado Call Meter para Android, en su versión gratuita y me funcionaba muy bien. Ahora mismo utilizo la de Pepephone que me permite poner una alerta cuando supere un determinado porcentaje. Así no me llevo ninguna desagradable sorpresa.

  8. No seas compulsiva

    Evita consultar compulsivamente Facebook, Twitter, WhatsApp, Instagram, etc. Sincronizar el correo electrónico de manera constante tampoco ayudará a que te dure más la tarifa de datos. Hay que racionalizar y hacerlo en determinados momentos.

Estos son mis consejos para que durante la época del año que pasas más tiempo fuera de casa y del trabajo y por tanto de tus redes WiFi habituales la tarifa de datos de tu smartphone aguante lo suficiente para poder compartir en Internet tus vacaciones y que nadie se crea que ese silencio 2.0 se debe a que no has ido a ningún sitio.

A modo de reflexión, no tener Internet en móvil de manera continua de hará darte cuenta de que no importa el teléfono que tengas ni el sistema operativo, sin la Red de redes, dejar de ser smart y se convierte en tonto. También puede servir para darte cuenta del uso que haces de las redes sociales. Y quizás descubras que estás un poco enganchada, como te contábamos en este otro artículo.

Si se te ocurre algún truco o consejo más, ¿nos lo cuentas y lo compartimos?

Toñi Herrero Alcántara

Cofundadora de Gadwoman. Periodista especializada en tecnología, consultora de comunicación y un poco geek 😉
He colaborado con medios como YoDona y ElDiario.es hablando de tecnología en femenino y también de emprendedores y startups.
¿Quién dijo que la tecnología era aburrida?
Avatar