Mi primer wearable: el monitor de actividad Shine de Misfit

0
949
El wearable Shine, el monitor de actividad de Misfit

El wearable Shine, el monitor de actividad de Misfit

Advertisements

Por fin me estreno en el mundo de los wearables! Y lo hago con un monitor de actividad, el Shine de Misfit para saber cuánto duermo, lo que camino y las calorías que consumo.

Shine registra diversas actividades como caminar, correr, dormir, ir en bicicleta y nadar. También calcula las calorías quemadas y se puede seguir llevando a la hora de irse a dormir, ya que recoge el total de horas de inactividad y los patrones de sueño profundo. Se comunica con tu smartphone Android o iOS mediante una aplicación gratuita.

Por lo pronto decir que me ha encantado su discreto y elegante diseño, que lo aleja de otros llevables de diseño futurista y poco combinables con looks más bien sobrios. Es además muy ligero y se puede llevar como pulsera, o bien enganchado en los zapatos, cinturón o el bañador.

Yo, por lo pronto lo he engarzado en la correa de pulsera que incluye y lo llevo en la muñeca. En unos días os contaré mi experiencia con él. Por lo pronto comentar a modo de anécdota que en su primer día de uso me ha registrado una carrera de 8 minuto a las 6.40 de la mañana. A esas horas estaba yo meciendo a mi bebé para que volviera a conciliar el sueño. Ejercicio físico se hace, pero no sé si se consumen las mismas calorías 😉

 

El wearable Shine de Misfit está disponible en cuatro colores

Los dispositivos wearable son la siguiente esperanza blanca o moda tecnológica, con los ojos de los fabricantes de smaprthones y las operadoras puestos en ellos. Y quedó patente en el Mobile World Congress, donde pudimos ver unos cuantos (Samsung, LG y Sony).  Son accesorios que podemos llevar encima 24horas y que nos proporcionan funcionalidades que no tienen los teléfono. De hecho pueden llegar a transformar la forma en la que nos cuidamos, relacionamos o interactuamos con las marcas.

Os comparto algunos datos muy interesantes sobre este sector que tiene un gran potencial de crecimiento.

Tras analizar 27 wearables que ahora están en el mercado (o a punto de hacerlo), la consultora de diseño de servicios Fjord concluye que el 70% están dirigidos a monitorizar nuestro cuerpo. Y de este total más de la mitad están directamente relacionados con la monitorización de nuestra salud. El 48% de los wearables están diseñados para mejorar nuestra forma física. Solo el 7% pueden ayudarnos a mejorar nuestros hábitos de sueño y estado de ánimo en general.

El estudio de Fjord, disponible en forma de infografía, revela que en el 56% de los casos, los wearables son dependientes, es decir, que necesitan de otro dispositivo (fundamentalmente ordenador o móvil) para extraer sentido a los datos o controlar sus funciones.

«A día de hoy podríamos cubrirnos de la cabeza a los pies de dispositivos llevables que monitorizan nuestra salud, posturas, ingesta de alimentos, sueño o la cantidad de ejercicio que hacemos», comentan desde Fjord.

Pues nada, en unas semanas os cuento mi experiencia con el Shine, el monitor de actividad de Misfit. Adelanto ya que no creo que lo pruebe como la chica de la foto 😉