¿Qué busca un hombre en las webs para ligar?

0
1355
pof pantallas

Webs y redes de ligues hay muchas. Algunas como Pof.com se han hecho muy populares porque ofrecen muchos servicios gratis. Esta es la experiencia de un usuario real en sus páginas. Y verás lo que piensan los hombres ante una web para ligar.

Advertisements

pof pantallas

 

«Y te encuentras con 45 años, separado, teniendo que empezar de nuevo.

Buff. No te acuerdas cómo se hacía esto.

Consejos, muchos consejos tienes, pero si les haces caso a todos te vuelves loco.

Asi que después de tres meses de depresión sin salir de casa, decides que tienes que pasar pagina. Pero resulta que el método tradicional, ese con el que veinticinco años atrás era el único que existía, ya no sirve. Lo de asaltar a cajeras del súper, pedir el teléfono a la peluquera de turno o ir mirando instintivamente a los dedos de las mujeres atractivas que ves, no solo no da buenos resultados sino que notas como que empiezas a adquirir una fama de desesperado que no conviene que te persiga.

Y ello te lleva al maravilloso mundo de internet. ¿Y cuál escoger? Después de breves y desesperantes experiencias en Badoo y Ashley Madison, alguien te comenta una página llamada Pof.com.

Te decides a entrar, y lo primero que tienes que hacer es responder a un cuestionario de cerca de cien preguntas sobre tu forma de pensar. Supongo que algún robot analizará tus datos y sacará la misma conclusión que podría sacar cualquiera que te conozca un poco, pero al cabo de unas horas te envian un resumen de las conclusiones sacadas por ellos. Entonces piensas que con eso te buscarán alguna persona afín y ya está. Joder, piensas ¡qué maravilla! Esto si que es un servicio rápido. Pero no, nada más lejos.

Luego llega la descripción personal, donde te tienes que definir y te tienes que vender como una persona lo suficientemente interesante para  llamar la atención. Supongo que muchos habrán dilapidado la Wikipedia buscando frases profundas para parecer inteligente, o desgranado postales cursis de las que había en mi epoca pareciendo ser romántico.

A continuación te encuentras otro breve cuestionario con preguntas que invitan a la sinceridad como.»¿Deseas tener más hijos?» o «¿Consumes drogas?» En los que evidentemente vas a responder «ni con la policía me vuelven a enredar» o «Me meto de todo». Pero hay una opción muy diplomática que se llama «Prefiero no decirlo»

Y seguidamente hay un apartado donde describir aficiones.Ya sabéis que todo el mundo es sincero, comprensivo y buscan conocerse poco a poco mientras dan un paseo mirando al mar. Claro, que es mejor poner eso y no lo que piensan el 95% de los hombres, que es cómo meterle la lengua hasta la campanilla después de la primera copa, o mejor, durante y acabar en la casa de uno de los dos para jugar al parchís, evidentemente.

También hay que comentar que los elementos de busqueda suelen dar datos un poco peculiares cuando menos. Ya que con la opción «mi ciudad» te pueden aparecer chicas de Madrid o Galicia, unos 600 kilómetros de donde vives, como poco. Para un café, si acaso.

Pero resulta que los años de igualdad en estas paginas no existen. Y los chicos inscritos tienen que enviar una veintena de mensajes diarios para recibir alguna contestación. Y eso teniendo alguna foto medio decente, que tendría que ser la propia, aunque por la respuesta de algunas parece que no sucede siempre. Y te preguntan ¿la foto es tuya?, y tú piensas: No sé, crees que si pusiera una foto falsa pondria una con gafas de sol y cara de bobalicón pareciendo ser interesante.

Entonces recibes alguna contestación a tus mensajes, y en ese momento has de ser ágil para ir despertando su interés, pero sin prisas. No vayas a pedirle el Whatsapp a la tercera respuesta, porque o es muy pardilla, o simplemente te vas a encontrar una sorpresa.

Has de pensar llegado a este momento que mientras tú estàs hablando con ella, ellas suelen tener como cuatro o cinco conversaciones simultáneas. Cosa que los hombres todavía no hemos llegado a hacer. Por falta de atención, mismamente.

Y así consigues llegar a la cita. Que suele ser un café o en algunos casos una comida, según la ocasión o la dama.

Y ahí no hay red. Llega el momento donde tienes ese cara a cara y vas descubriendo a la persona que tienes delante. Y te das cuenta en algunos casos que la foto que ponía era de la decada pasada como mínimo. U otros donde te encontrarás a buenos «samaritanos» que te explicarán cómo actuar y que tampoco es tan raro que te acuestes con ella porque todas lo hacen. Son autenticos profesionales de esto, que van de vuelta cuando tú vas y que suelen tener otras parejas a las que no hacen felices.

Y vas acumulando citas. Algunas que a los cinco minutos desearías que alguien te sacara de allí. Por eso hay que tener recursos y enviar un mensaje a una persona de confianza para que te llame cuando la cosa se ponga insoportable. Eso sí, hay que echarle un poco de imaginación para que en caso de querer salir por patas sea convincente la supuesta conversación.

Pero de vez en cuando te encuentras gente maravillosa que seguramente no caerá seducida por tu sonrisa o por tu verbo florido, pero que te devolverá la ilusión en la gente y en la posibilidad de seguir viendola. Sin necesidad de mentir, siendo tú mismo y no teniendo que quemar etapas para poder llevartela a la cama. Y disfrutarás más que follando con veinte chicas diferentes.

Pero claro, eso es porque a alguno lo parieron un poco raro.

Pero de eso se trata la vida, de desilusiones y momentos geniales. Porque si todos fueran buenos, nos acostumbrariamos mal. Y claro no puede ser.

Por eso mi consejo es que hay que besar muchos sapos para que alguno se convierta en principe.

Amantebandido68