Qué es Telegram, el próximo rival gratuito de Whatsapp

1
1184
Pavlev Durov
Pavel Durov
Pavel Durov

Telegram es la nueva aplicación de mensajería móvil destinada a competir con Whatsapp o Line, aunque sin llamadas. La app, que tiene versiones para iPhone y Android, presume de que es gratuita y de que lo será siempre y también de que envía los mensajes encriptados para que no se puedan interceptar.

Advertisements

Grandes atractivos para una aplicación que aparentemente es casi un clon de funcionamiento de Whatsapp, solo que más bonito, y con un sistema de notificaciones más invasivo, que te envía un mensaje cada vez que uno de tus contactos se añade a la red social.

Telegram es mucho más que solo eso. Los mensajes que se envían a un usuario o hasta a 200 pueden tener una encriptación añadida a la habitual. Son los llamados Mensajes Secretos, para los que además se puede fijar la fecha de caducidad, como ocurre con Snapchat, donde los mensajes desaparecen al cabo de un tiempo.

También es capaz de señalar la localización de la persona, incorporando el mapa en la conversación, y enviar mensajes de texto o fotos con rapidez.

También se pueden enviar mensajes por voz gracias al uso que hace del reconocimiento de voz del smartphone y es muy divertido el menú de emociones que añade la app, con más opciones que las habituales.

Frente a otras aplicaciones de pago, como Whatsapp, en Telegram aseguran que nunca van a poner anuncios ni van a vender datos de sus usuarios, y ya más en broma que no van a «esclavizar a tu mujer ni vender a tus hijos». Loable intención, pero ¿de dónde sacan el dinero para mantener la infraestructura, entonces?

Telegram

¿Qué hay detrás de Telegram? Una pregunta que cualquier internauta debería hacerse cuando se encuentra con una app que ni cobra ni pone publicidad y dice que no vende datos de sus usuarios. Y que se define como «mensajería sin ánimo de lucro para quien los intereses comerciales nunca van a interferir en su misión».

La app es una creación de Pavel y Nikolai Durov, el creador de VKontakte, una red social que es algo así como el Facebook ruso, con más de 55 millones de usuarios que se conectan cada día, y su hermano pequeño, que es matemático. Pavel Durov es millonario y está considerado como el Mark Zuckerberg ruso, pero también tiene una interesante historia detrás.

Los hermanos Durov, para empezar, ya no controlan la empresa con la que crearon el origen de su fortuna, VKontakte. Según explica Radio Liberty–una web estadounidense próxima a su Gobierno–, VKontakte pasó de ser una red utilizada por la oposición a Vladimir Putin para organizar sus protestas a estar directamente controlada por el Kremlin.

Según explican, VKontakte fue primero vetada en las listas negras del Gobierno hasta que algún brillante asesor propuso con criterio que era mejor hacerse con el enemigo que intentar anularlo, en vistas de que no podrían parar el negocio y de que cualquier otro podría lanzar una alternativa más exitosa y menos controlable.

Telegram iPhone

Para ello, un fondo de capital riesgo próximo al Kremlin, United Capital Partners, compró el 48% de las acciones a los dos socios de Pavel Durov, Vyacheslav Mirilashvily y Lev Leviyev. Durov, después de ser detenido por la policía, huyó del país aunque seguía teniendo el 12% de la red social y un porcentaje del 42% de Mail.ru, el servicio de correo electrónico más popular en Rusia. En mayo, hacía meses que no se le había visto en público.

En septiembre, sin embargo, volvió a la vida pública a través de Twitter y anunció su regreso a la actividad empresarial con Telegram, para el que anuncia un premio de 200.000 dólares a quien consiga reventar el algoritmo de encriptación de los mensajes y tener acceso a las conversaciones. Un reto que todavía mantiene.

Durov ha vuelto también como opositor a Putin, defensor de las Pussy Riot y de la oposición ucrania, como puede verse en su perfil de VKontakte. Hace un par de semanas anunció que había vendido su 12% de la red social a un amigo pero que continuaría vinculado a la compañía como consultor. Sin embargo, el amigo era el dueño del mayor grupo de telecomunicaciones ruso y un tapado cercano a Putin, según sostiene The Verge.

Durov ofreció trabajo a Edward Snowden, el ingeniero informático que filtró el espionaje que realiza la NSA, la agencia de espionaje nacional de EEUU a millones de ciudadanos. Y aunque parece ser que no le contrató, ha apoyado su lucha contra el control estatal de internet. Además, ha destacado como simpatizante de Anonymous y de las libertades de comunicaciones.

Un currículum envidiable y que apoya una app destinada a proteger la privacidad de sus usuarios siempre que estos no la desborden y requiera grandes y múltiples servidores para su funcionamiento. Si la infraestructura es costosa, ¿de dónde sacará el dinero?

¿Así que dónde irán tus datos? ¿Estñarán tan seguros que ni la NSA accederá a ellos? ¿O se los servimos en bandeja al KGB? ¿O realmente Durov es un campeón de la libertad de expresión y la privacidad?

1 Comentario

  1. Hola, no he podido dejar de fijarme que te basas, como una de tus fuentes en Radio Liberty, no estaría de más que te informaras de quien es quien… Aunque sea por la wikipedia.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Radio_Liberty

    Por otro lado, no seré yo quien te diga a quien tienes que dar apoyo, si a la NSA o al SVR; pero te pediría que no pusieras de vuelta y media o sembraras dudas, cuando tu fuente principal está apoyada con fondos de una agencia de inteligencia.

    Yo, personalmente, prefiero que mis datos los tengan los rusos, dado que no tienen una buena relación con las autoridades Españolas (dentro de una política de «amistad entre los pueblos»).

    Ya se sabe, el enemigo de mi enemigo… Puede no ser mi amigo, pero peor es nada. 🙂

Comments are closed.