Trabajar con el móvil de noche es el peor enemigo del sueño

Russell Jonhson

Russell Jonhson

Advertisements

Usar el móvil de noche para intentar avanzar trabajo hace que seas menos efectiva al día siguiente, según un estudio de la Universidad de Michigan. Sobre todo si es después de las 9 de la noche. Y más que una tableta o un ordenador.

El investigador Russell Johnson, especialista en psicología del trabajo, y su equipo (los profesores ayudantes Klodiana Lanaj y Christopher Barnes) han demostrado con datos lo que parece más obvio: si no descansas y desconectas de tus preocupaciones por la noche, no rindes bien al día siguiente. Y el móvil y el trabajo tienen ahí un papel muy importante.

«Los smartphones están casi perfectamente diseñados para interrumpir el sueño«, asegura Johnson, que asegura que no sabe vivir sin el suyo. «Pero si no desconectas, al día siguiente no rindes tanto», afirma, «pese a la falsa idea de efectividad que proporcionan porque crees que has avanzado tareas pendientes».

Los investigadores plantearon dos estudios. Uno, con directivos, y otro, con empleados de todo tipo de sectores profesionales. En ambos, demostraron que el móvil restaba energía para el día siguiente. Y que el móvil era mucho más nocivo para el descanso que ver la televisión, o trabajar con un ordenador o una tableta.  O incluso estar colgada del Facebook o viendo vídeos de Youtube. El motivo, según Johnson, es que son actividades más relajantes.

Según sus deducciones, las pantallas de los móviles tienen una luz azul que es mucho más dañina para el descanso que otras luces y que inhibe la producción de melatonina, la hormona que provoca el sueño.

«Es una espada de doble filo. Usar el móvil de noche produce efectos tanto psicológicos como fisiológicos en la capacidad de las personas para dormir y en la función reparadora del sueño», sostiene Johnson.

La solución más efectiva es apagar el móvil de noche, aunque esto no siempre sea posible en el mundo del trabajo.