Análisis del bolígrafo digital Wacom Inkling

7
5619

Inkling-slideshow

Advertisements

La verdad es que como diseñador e ilustrador, y me consta que a muchos les pasó lo mismo que a mí, al ver los primeros videos de la Wacom Inkling me dije «¡Esto es lo que necesito!» Claro, era una reacción evidente ante un producto que  eliminaba definitivamente la barrera entre el papel y la pantalla:  «dibuja directamente sobre papel donde quiera que estés y guardalo todo para verlo en tu ordenador cuando quieras».  La premisa más o menos es esta, pero ¿cuál es la realidad?

Pues la realidad es que sí, así que sin más historias, vamos a ver cómo funciona este invento.

Inkling-1

La Wacom Inkling consta de un bolígrafo con recambios emisor, un receptor y un estuche que también sierve de base de carga del receptor y al bolígrafo cuando está guardado dentro. El mecanismo es muy sencillo: el receptor lleva una pinza para situarlo en el lado que más nos guste del papel y, una vez colocado, no debemos moverlo para nada. El bolígrafo emisor (que, a diferencia de los stylus tradicionales de las tabletas Wacom, va alimentado por una pequeña batería), al desplazarse manda coordenadas al receptor que crea vectores en forma de trazos. También es importante mencionar que el bolígrafo de la Inkling no es muy sensible a la presión (más bien, apenas es sensible a la presión), así que no esperes los resultados de una Wacom Intuos aquí e, insisto, no mover el receptor una vez has empezado el dibujo es vital, pues de hacerlo perdería la referencia y no serviría de nada el resultado.

El receptor de la Inkling tiene dos botones en su parte superior, uno de ellos, el de encendido, y el otro el de capa nueva, los dos indicados por un led verde. El bolígrafo también tiene un pequeño led en el extremo superior. Es importante echarle un vistazo de vez en cuando, porque nos indicará si perdemos comunicación con el receptor, volviéndose rojo.

Inkling-3

Una capa nueva: este botón es uno de los que más expectación me creaba, al presionarlo se genera una nueva capa superpuesta a lo que hubiéramos dibujado hasta entonces, y así continuamente cada vez que lo pulses. Si estáis familiarizados con este concepto, en seguida os daréis cuenta de lo útil que es. Si no lo estáis, digamos que es como si pusieras un papel vegetal encima de lo que hubieras dibujado y continuaras dibujando ahí, por lo que hagas lo que hagas, no afectará a lo que ya tenías hecho, pues está en el papel de debajo. Cada capa nueva sería como añadir un papel vegetal encima del anterior.

También quiero resaltar que hay que tener cuidado a la hora de coger el bolígrafo, no debemos tapar con los dedos la zona de la punta, pues es ahí desde donde reporta su posición al receptor a traves de esas pequeñas «ventanas», así que tenemos que cogerlo de ahí para arriba, siguiendo la ergonomía del contorno.

Inkling-2

Evidentemente, para que todo funcione, tanto el bolígrafo como el receptor deben tener la batería cargada, lo que puedes hacer mediante el conector del receptor y el cable MicroUSB que trae la caja. Respecto a esto último, decir que la presentación, materiales y acabados son excelentes, quedando todo perfectamente guardado en el estuche, incluso viene con varios recambios de tienta para el bolígrafo.

Bueno, una vez el funcionamiento está claro vamos a ver los resultados. Para hacer esta prueba he pensado que lo mejor sería hacer un dibujo a lápiz como referencia original, fotocopiarlo ligeramente atenuado y calcarlo con la Inkling, para tener un trazo lo más fiel posible al dibujo original. Evidentemente, esta no es la forma que te venden de trabajar con ella, pero creo que es lo mejor para poner a prueba si realmente es un sustituto del lápiz.

Inkling-4

Trabajar con la Inkling es cómodo, aúnque el bolígrafo es algo grueso, pero no encontré mayores problemas durante todo el tiempo que trabajé con él. La batería dura de sobra para realizar un dibujo como el que hice para la prueba;  de hecho no tuve que recargarla en ningún momento, ni la del receptor, ni la del bolígrafo.

Una vez terminado el dibujo y calcado con la Inkling, pasamos a ver el software que viene con el dispositivo llamado Sketch Manager, un software que, por lo menos en la versión para MacOS X tiene un gran «pero». Y  es que al instalarlo se ejecuta automáticamente cada vez que enciendes el ordenador, y es verdaderamente cansino tener que cerrarlo manualmente una vez tras otra, y no, no hay ninguna opción en las preferencias para desactivarlo. Por suerte Wacom está al tanto de esto y desde su web ofrecen un pequeño software para desactivar el arranque automático y en versiones más actualizadas del software nos prometen que esto no pasará, así que quizá a fecha de hoy ya esté solucionado.

Al conectar el receptor por USB al ordenador, el Sketch Manager se ejecuta y se transfieren todos los dibujos que hayas hecho durante la sesión, cada uno de ellos con todas sus capas asociadas, pudiendo navegar entre ellas y ver como afecta cada una a la ilustración. Finalmente, otro de los platos fuertes del sistema es la posibilidad de exportar la ilustración, bien de forma vectorial, bien rasterizada en mapa de bits, es decir, para usarla en Illustrator o en Photoshop, por ejemplo. Evidentemente, aquí es donde yo creo que reside el punto más fuerte de la Inkling, pues al exportar la ilustración como vectores, tal y como la ha ido dibujando el receptor, el resultado final es escalable sin perder calidad, y nos ahorra los siempre tediosos procesos de vectorización, que por muchas herramientas que haya automáticas, si lo quieres bien hecho, al final te toca ajustarlo a mano, y claro, si la ilustración es compleja hablamos de muchas horas de trabajo.

Inkling-9

Así pues, recopilando un poco, tenemos, un buen concepto para pasar del papel al ordenador, un buen flujo de trabajo, con herramientas especializadas y un buen software de gestión con resultados vectoriales ¿Qué más se puede pedir? Pues es muy fácil, se puede pedir que funcione bien.

Y es que, lamentablemente, la Inkling no está a la altura de las expectativas cuando analizamos la precisión, y sin precisión, por muy orientada que esté a bocetos, el resultado se queda a medias, y a veces, ni siquiera ajustandolo a mano lo podremos salvar. Vamos a ver los resultados:

Inkling-11

Como se puede apreciar perfectamente, la Inkling tiene problemas de posicionamiento, sobre todo al levantar el bolígrafo y volverlo a posar en el papel para seguir dibujando una línea. A veces ese problema continúa mientras no se vuelva a levantar el bolígrafo, o a veces crea pequeños «desplazamientos» pero que al cabo de unos trazos se corrige y vuelve a la normalidad, no hay una pauta, no puedes predecir lo que va a pasar, a veces lo hace y a veces no. El problema es que hasta que no has acabado no ves el resultado y te echas las manos a la cabeza.

Inkling-10

Es posible dibujar mientras ves en pantalla, en tiempo real, lo que dibujas (pero para funcionar así, os recomiendo con los ojos cerrados una Intuos), y no me cabe duda de que habrá gente que habrá hecho maravillas con su Inkling (igual la mía estaba rota, todo puede ser) pero mirando otros análisis de la Inkling por internet, enseguida ves que prácticamente todos se quejan de lo mismo, la falta de precisión.

Inkling-8

En resumen, una idea excelente pero solo si funciona correctamente y el resultado vectorial se puede aprovechar, también puede ser válida si no tenemos mucha ambición y solo queremos recordar algún concepto rápido con notas, que luego vayamos a trabajar prácticamente desde cero en el ordenador. Pero en ningún caso esperéis un resultado equivalente al de vuestro dibujo, porque os llevaréis una decepción.

De todas formas, para no terminar con una nota tan negativa, tengo que decir que creo que Wacom va por el camino correcto, y que estos inconvenientes puramente técnicos pueden ser comprensibles en su primer producto de este tipo, bastante experimental, (aunque no nos olvidemos que no es gratis) y confío en que en futuras revisiones nos ofrezcan un producto digno de la calidad que nos da con el resto de su gama.


7 Comentarios

    • Hola Sergio.

      El estuche trae 4 recambios, y en el caso de que se acaben (cosa que si la usas mucho pasará tarde o temprano), tienes dos opciones:

      1) Comprar recambios oficiales de Wacom (en packs de 4 unidades a 4,5 € ó 12 unidades a 9,9 € y solo en tinta negra) en la propia web de Wacom:

      http://es.shop.wacom.eu/Accessory/index/sCategory/1107560

      2) Según Wacom, la Inkling utiliza recambios estándar para bolígrafo de 1,0 mm, con lo que los puedes comprar en cualquier tienda donde vendan este tipo de material. La información está en el FAQ de Wacom Europa

      http://www.wacom.eu/index4.asp?pid=9229

      “What kind of ink refills does Inkling use?

      Inkling uses standard mini ballpoint refills with a 1.0 mm ball size.”

      Espero que la respuesta te haya sido de ayuda

  1. Hola Raúl, lo primero de todo agradecerte el análisis, felicidades.

    Soy un estudiante de diseño industrial y de producto, y estaba pensando en adquirir para navidades una tableta gráfica, que creo que me sería de gran ayuda en mi campo. El problema es que nunca he usado nada parecido, y quizás me seria difícil acostumbrarme a dibujar sin ver bajo mi lápiz lo que estoy haciendo.

    Por este motivo, al encontrar esta herramienta me ha parecido una maravilla, pues tendría resultados de tableta gráfica dibujando en un folio como siempre he hecho, pero ya veo que no es oro todo lo que reluce.

    Mi pregunta es ¿me recomiendas ir directamente a una tableta, y acostumbrarme a dibujar mirando el monitor del PC? ¿O crees que Inkling sería una buena compra, y este sistema puede sustituir las tabletas gráficas en el futuro?

    Gracias y un saludo!

    • Hola!

      Si lo que necesitas es una herramienta que te ayude a bocetar, o simplemente a descargar ideas de forma rápida en un papel, la Inkling te puede funcionar, yo quería un producto que me diera precisión, y no la da. Que te puedas aprovechar de sus ventajas (portabilidad, no depender de un ordenador para usarla, utilizar hojas de papel normales, recambios de tinta estándar…) depende casi por completo de tu nivel de exigencia con la precisión. Un boceto, un apunte rápido, una lluvia de ideas para un proyecto… todo eso lo conseguirás con la Inkling.

      Por otro lado, acostumbrarse a utilizar una tableta gráfica tradicional -como una Intuos, o una Manga Edition- es la opción que mejor calidad te proporcionará dentro de un abanico de precios más amplio. Si vas a hacer un uso intensivo de la tableta, dentro de un ámbito profesional, yo sin duda te recomiendo una Wacom Intuos. S no estás seguro y no quieres hacer una gran inversión en una tableta gráfica, puedes probar con una de gama más baja (y esto no quiere decir que sean malas), que te dará también buenos resultados y en el futuro podrás decidir si inviertes en una tableta de más calidad. En cualquiera de los dos casos, la curva de aprendizaje para acostumbrarse a usar la tableta mirando el monitor es rápida, de la misma manera que no miramos el ratón para usarlo.

      La tercera opción que tienes es solo si tu presupuesto te lo permite, y son las tabletas Cintic, también de Wacom.

      Básicamente son pantallas táctiles que permiten usar directamente el stylus para pintar en ellas, de la misma manera en que lo harías pintando en un papel. Las últimas versiones no tienen prácticamente retardo, y puedes elegir entre varios tamaños de pantalla. ¿Su principal problema? Un precio absolutamente desorbitado, pagar 1.200 Euros por un tablet Android de 13 pulgadas, sencillamente no es realista, mucho menos lo 2.000 Euros de la Cintic Companion, también de 13 pulgadas con Windows 8. No está justificado, en mi opinión.

      Espero que te hayan servido estas indicaciones para tomar una decisión, ya nos contarás 😉

      Un saludo

  2. Hola el receptor de mi inkling no hace nada. No se enciende ni al conectarlo al ordenador. ¿No es normal, verdad?

    Gracias

    • Hola Patricia
      El LED verde de la izquierda del receptor debería estar encencido mientras el receptor esté encendido. El LED central solo se enciende cuando recibe información del lápiz de la Inkling. Pero si ninguno de los dos se enciende en ningún momento ciertamente le pasa algo a tu dispositivo.

      Ponte en contacto con Wacom o con la tienda donde la compraste porque es muy probable que aún la tengas en garantía.

      Suerte!

  3. Hola a todos, alguien me ayuda? quiero saber donde lo consigo y cuanto sale. Gracias

Comments are closed.