Un libro en iPad para ayudar a los más pobres

Marta Miquel libro

 Marta Miquel libro

Advertisements

 

Marta Miquel Faig llegó a la informática para recibir los correos de su hijo. A los 55 años esta médico de urgencias de Vilassar de Mar, una localidad de la costa de Barcelona, decidió que era el momento de poder cumplir un sueño: irse a trabajar a la India como cooperante y contribuir a mejorar el nivel de vida de una de las zonas más pobres del país.

Para contarlo echó mano del ordenador “que me daba un miedo tremendo, ni lo abría”. El correo, las fotos, un blog, un CD y un libro interactivo fueron las etapas que iría cubriendo en cinco años. Con un Mac, con las indicaciones de su hijo, con mucha paciencia y con clases one-to-one en las tiendas Apple. Esta es la historia de esta gadwoman solidaria y de su libro hecho con iBook Author, Un cop de mà als més pobres de la India, un relato que se lee como una novela y cuyos derechos de autor se destinan íntegros al hospital de Orisa, en el que ella estuvo trabajando seis meses.

“Todo partió de un blog que llevé para explicar mis experiencias en la India y hubo gente que me animó a convertirlo en libro porque era muy explicativa y ponía muchas fotos. No soy escritora pero pensé que mi experiencia como voluntaria podría ayudar a otros. Antes de ser voluntaria leí otros blogs para ver cómo era y qué problemas se encontraban. También pensé que con el libro podría recaudar dinero para comprarles un generador eléctrico mayor que el que tienen y que les permita trabajar con más seguridad en el quirófano”, explica.

¿Y qué llevó a esta mujer a dejar su casa y su ambulancia para irse a la India? “Siempre quise ir, pero cuando era joven los billetes eran muy caros, y luego me casé, tuve un hijo, mi marido decía que ‘uy qué horror la India todo lleno de pobres…’ y cuando me vi libre de todo esto, dije esta es la mía, y pedí seis meses de permiso en el trabajo tras estar ahorrando para pagar luz, agua, hipoteca, el seguro del coche… aquí durante el tiempo que estuviera fuera. Perdí la antigüedad de ese periodo y me dieron de baja en la Seguridad Social, que ya tiene narices”.

Fue a Orisa, en la parte oeste, a un hospital pequeño, gestionado por una ONG a la que llegó gracias a un amigo que conoció por internet. Primero fue como turista –“porque ya tengo una edad y no estoy para fregaos ni para perder el tiempo”– y como le convenció, decidió volver ya para seis meses. “Ví cómo traían a una chica en un cesto llevado con palos desde hacía dos horas campo a través en una posición que no la ayudaba nada. Esto me decidió a montar un proyecto para enseñar primeros auxilios en los pueblos y en las escuelas. Y el hospital tenía deficiencias higiénicas que intenté corregir, y lo conseguí”.

libro Marta Miquel

Antes de llegar a publicar en la Apple Store, Marta se fue a una editorial convencional a intentar publicar el libro en papel. “Pero me ofrecían el 10% y con eso yo no hacía nada. Así que hice unos PDF, lo edité en CDs y vendí 500 ejemplares a 10 euros, lo que me dio el dinero para el generador”, recuerda.

Fue en las clases one-to-one para aprender a dominar el ordenador cuando Apple lanzó iBook Author, la herramienta gratuita de autopublicación para iPad y Mac. “Aprendimos a usarla juntos, porque los profesores tampoco sabían cómo iba. Yo era de la época de escribir a mano. Me ha ido muy bien porque tienen una paciencia de santo y si tienes un proyecto, lo puedes traer y lo trabajas aquí. Y con el Mac vas a toda pastilla y a mí me va bien. Es muy intuitivo. Me lo he hecho todo yo”, cuenta.

libro Marta Miquel ibookNada que ver con el ordenador con el que escribía el blog desde la India. “Era una máquina tiñosa, con una pantalla de aquellas que acaba en un cono del año de la banana, y me desesperaba. Para tener internet, le enchufábamos un móvil, y cuando teniamos línea, se iba a luz. Cada tres semanas íbamos a la ciudad con un viaje de dos horas y media para comer diferente y tener internet”.

Para publicar en la Apple Store, hay que cumplir varios pasos, entre ellos conseguir un número EIN, equivalente al NIF español, que le permita facturar porque Apple lo gestiona todo a través de Estados Unidos. La comisión de Apple es del 30%, incluyendo impuestos, y el resto va para el autor. “No es fácil pero se puede seguir. Hay webs que también lo explican”.

Para Marta lo importante ahora es vender el libro. “No soy escritora, lo que quiero es conseguir dinero para ayudar allí”. Escribir un libro sobre sus experiencias como médico de una ambulancia de urgencias no entra en sus planes. “Para mí es mi trabajo y no es extraordinario. Supongo que sería interesante si le añadiera morbo, pero no lo voy a hacer. Son mis enfermos”.

Carmen Jané

Periodista, especializada en nuevas tecnologías, de las que escribe desde hace más de una década. Fue coordinadora del suplemento Tecnologías de El Periódico de Catalunya y actualmente es redactora de la sección de última hora. Colabora en Catalunya Ràdio y TV-3. Autora del blog Tecnobloc y premio Accenture de periodismo 2007. Visita mi perfil completo en www.carmen-jane.com
Avatar