Seguridad en dispositivos móviles

Consejos de seguridad para dispositivos móviles

Advertisements

Miremos a nuestro alrededor, en la mesa del escritorio, la mesita de al lado de la cama, en nuestros bolsillos, bolsos, etc. Estamos rodeados de dispositivos electrónicos con los que interactuamos. Los tiempos en los que estos se limitaban a la televisión o el ordenador de sobremesa hace años que terminaron para la mayoría de nosotros.

Ahora todos llevamos un teléfono móvil en el bolsillo (cuando no dos) y muchos de esos teléfonos son lo que denominamos smartphones o teléfonos inteligentes. Por no hablar de tablets, ordenadores ultraportátiles y demás gadgets a los que estamos acostumbrados hoy en día.

Todos estos dispositivos están ahí para hacernos la vida más fácil y para relacionarnos con el entorno digital que nos rodea. Con ellos podemos seguir trabajando prácticamente desde cualquier lugar, conectar y hablar con amigos y conocidos de todo el mundo o publicar fotos y videos de nuestras experiencias casi al instante.

Pero todas esas ventajas tienen una contrapartida y es que hemos de estar alerta para que nuestros datos e información privada no caigan en malas manos y sean usados en nuestra contra. Actualmente, el rastro digital que dejamos es elevado: tweets, publicaciones en nuestro muro de Facebook, comentarios en blogs, transacciones online, por no hablar de las cookies que registran por donde navegamos.

La mayoría de las veces no nos paramos a pensar en las medidas de seguridad necesarias para mantener nuestros datos privados y, por ejemplo, creamos contraseñas débiles para acordarnos más fácilmente, contraseñas que reutilizamos en diversos servicios online.

Seguramente nunca nos hemos parado a pensar que si perdemos o nos roban un dispositivo móvil, cualquiera que lo tenga en su poder podrá acceder a nuestra vida online y suplantar nuestra identidad por la costumbre de recordar las contraseñas de acceso a los servicios más usados.

Consejos de seguridad para el móvil y la tableta

Por suerte la gran mayoría de estos problemas se pueden solucionar si aplicamos una serie de sencillas medidas:

  • Generar contraseñas fuertes que incluyan números, letras, mayúsculas, minúsculas y caracteres especiales. Si pueden ser mayor de 8 dígitos, mucho mejor. Lo mismo se aplica para el dibujo de los patrones de seguridad que se usan en algunos dispositivos.

  • Proteger el acceso a nuestros dispositivos con una de estas contraseñas para evitar el acceso indeseado a los mismos.

  • Desactivar las conexiones inalámbricas (WiFi, Bluetooth, etc) cuando no se utilicen. Se ahorrará batería y se evitarán ataques indeseados.

  • Instalar un sistema antirrobo que ayude a localizar el dispositivo en caso de pérdida o robo. En este sentido, es importante recordar que muchas veces la información almacenada es más valiosa que el dispositivo en sí.

  • Las conexiones WiFi gratuitas son tentadoras pero mucho cuidado con lo que compartimos a través de ellas. Puede haber alguien espiando.

  • Hay muchas y muy buenas aplicaciones para móviles disponibles pero hay que desconfíar de aquellas que provengan de fuentes desconocidas o con poca reputación de los usuarios.

Con estos sencillos consejos nos ahorraremos más de un disgusto y haremos que nuestra vida digital sea más segura.

 

Por  Josep Albors, director del laboratorio de ESET España.

3 pensamientos en “Seguridad en dispositivos móviles”

  1. Avatar

    Lo malo es que para recibir mensajes por whastapp, hay que tener la conexión WiFi siempre conectada…

  2. Avatar

    Uff! Debo reconocer que no cumplo muchas de estas normas de seguridad! tengo que ponerme a ello!
    Estaria bien si pudiérais hacer un post sobre diferentes sistemas anti robo para ayudarnos a decidir.
    Un saludo,
    Judit

Los comentarios están cerrados.