Guía para posicionarte profesionalmente en Twitter, por Silvia Cobo

Advertisements

Twitter puede servir para muchas cosas o no servir para nada. Todo depende del uso que tú quieras darle. Ahora que más o menos ya sabes cómo funciona Twitter, Gadwoman me ha pedido que te haga unas recomendaciones sobre cómo posicionarte y qué hacer en caso de querer utilizarlo como una herramienta de uso profesional. Aquí van algunas recomendaciones (no mandamientos) después de vivir más de cuatro años en esta casa:

1. ¿Twitter es como Facebook?

No. Facebook sobre todo va de tu vida personal y de tus amigos. Twitter es menos masivo pero mucho menos familiar. Posiblemente no encuentres a demasiada gente que conoces en Twitter, pero es una oportunidad para conocer a gente que puede interesarte a nivel profesional y una herramienta de Networking.

2. ¿Qué pongo en mi Bio?

Piensa que cuando empiezas a seguir alguien, esa persona dedicará tan solo unos segundos para ver tu Bio. Tienes por tanto una única oportunidad para que alguien decida que eres interesante o que os interesan las mismas cosas, y por tanto, acepte seguirte. Así que no lo desperdicies contando al mundo que nos gusta a todos: “estar con mis amigos, viajar y leer”. Si no tienes una buena vena poética olvídate de filosofías poco concretas para la bio del tipo “Buscando Ítaca”o “No soy nadie importante”. Concreta: quién eres, a qué te dedicas (o dónde trabajas) y qué te interesa. Lo demás sobra y, además, no te cabrá.

3. ¿Qué foto utilizo en el perfil?

A ver, hemos dicho que queremos posicionarnos en plan profesional, ¿no? Si es así pues la foto tiene que ser neutra. Ni en bikini en tus últimas vacaciones en el Caribe, ni poses raras ni nada. Importante: si quieres hacer networking y que la gente te reconozca en un evento, no tiene sentido que aparezcas en tu foto de perfil tapándote la cara con la mano o poner la foto de tu mascota. Esa foto la pones en Facebook. Aquí pon una normal, que se te vea bien la cara, sin gafas de sol en plan celebrity, y a ser posible sonriendo. No hace falta que vayas a un estudio a hacerte una foto, ni que sea de fotomatón (¡ni de la orla, por favor!). Solo si te dedicas a alguna profesión creativa (diseñadora, arquitecta, guionista…) aconsejaría salirse de estas recomendaciones.

4. ¿Tengo que poner alguna web en la opción URL?

Sí, es fundamental. Viene a ser como un apéndice de tu perfil. Es una forma de decir, “esta soy yo”. Los usuarios hacen clic cuando buscan más información sobre una persona. Si tienes un blog profesional o web, puedes enlazarlo (¡no te olvides facilitar el contacto con un email!). Si no lo tienes, puede servir tu perfil público de Linkedin o incluso puedes crear un sitio que resuma toda tu identidad digital en una sola web mediante servicios como About.me o Flavors.me.

5. ¿Tengo que seguir a todos los que me siguen?

Por dios, ¡no! Piensa en qué cosas te interesan. Si utilizas Twitter solo para seguir y leer a medios o sitios web, perfecto. Pero si decides utilizarlo como posicionamiento profesional, busca a la gente de tu sector, gente que está aportando enlaces e información interesante y que te gustaría conocer en algún momento. El buscador puede ayudarte, utiliza palabras clave. Si conoces a alguien destacado de tu sector puedes repasar su lista de ‘seguidos’, quizá descubras gente que te interese también a ti.

6. ¿Qué publico en mi timeline?

Después de la Bio, la segunda cosa que aporta información sobre ti es tu propio timeline de mensajes. Es decir, una persona verá tus últimos mensajes y se formará una idea sobre ti. Analizará: ¿de qué temas habla?,¿comparte enlaces?,¿me interesan esos enlaces?,¿cuenta qué ha comido hoy en el desayuno? Los usuarios de Twitter más avanzados se fijan en los timelines y eso determina muchas veces que acepten seguir a alguien o no, dependiendo de si creen que su timeline es interesante. Por eso es importante que controles lo que publicas.

Hemos dicho que queremos posicionarnos profesionalmente, ¿no? Pues entonces publica contenido relacionado con tu sector, enlaces que puedan resultar enriquecedores y que muestren qué te interesa. Obviamente también hay espacio para otra información no profesional y de actualidad, algo personal e incluso divertido. Pero que esto último no domine la cuenta. Un buen ratio puede ser 60/70% profesional, 40/30% personal o de otros intereses. No olvidemos el objetivo de nuestra presencia en Twitter: posicionarnos a nivel profesional. Tranquila, con el tiempo irás cogiendo el tranquillo a tus seguidores y sabrás cuando ‘toca’ salirse del guión sin que provoques un ‘unfollow’.

Espera a haber publicado por lo menos una veintena de mensajes y haber completado tu Bio, antes de seguir masivamente a gente. Sé frecuente en el tuiteo, nada peor que dar la sensación de abandono con cuentas que hace meses que no se actualizan.

7. “Quiero tener un millón de followers”

Imagen de Twitter de Rosaura OchoaNo, esa no es la actitud. Tienes que decir: quiero seguir a gente que me parezca interesante, que sean de mi sector profesional o que por lo menos me aporten algo (¡algo!). No confundamos tener muchos followers con ser influyente, son cosas distintas. Puedes tener un millón de followers y que todos sean japos y no entiendan ni se interesen por lo que estás tuiteando.

Vas a ir poco a poco, siguiendo y descubriendo a gente que te interese. Ser influyente implica tener capacidad de hacer actuar a otros como consecuencia de algo que tú has hecho o dicho. Por ejemplo, si recibes muchos RT, si la gente sigue aquello que tú recomiendas, si la gente hace muchos clics sobre tus enlaces (usa el acortador de URLs bit.ly y sabrás cuánta gente hace clic).

Solo conseguirás ser influyente si creas una comunidad bien cohesionada: si te dedicas a un tema y la mayoría de tus seguidores se interesan por lo mismo. Twitter es una carrera de fondo.

8. ¿Sincronizo Facebook con Twitter?

Lo desaconsejo totalmente a no ser que hayas dedicado tu Facebook a temas profesionales. Piensa que se trata de públicos diferentes: en Facebook puede interesar más tu fin de semana, y en Twitter, una noticia que compartes sobre tu sector.

9. ¿Promociono mi trabajo en Twitter?

Por supuesto, pero que no sea solo para eso. La gente entiende el tema de la autopromoción siempre que no se abuse. Muéstrate colaboradora: contesta a gente que pide ayuda, promociona el trabajo de otros que te parezca bueno, haz RT sobre temas interesantes. En medio de toda esa mezcla de cosas, la autopromoción tiene su lugar. Las nuevas reglas: enlaza y te enlazarán, retuitea y serás retuiteada, habla de otros y hablarán de ti, sé generosa y los demás serán generosos contigo.

10. Ya controlo Twitter ¿cómo dar un paso más?

Una vez que ya llevas un tiempo en Twitter quizá quieras analizar a tu audiencia, saber a qué horas es mejor tuitear o quieras descubrir a nuevos usuarios.

SocialBro es una herramienta fantástica para analizar tu audiencia al detalle o saber a qué hora y qué días hay más seguidores conectados.

Si necesitas manejar varias cuentas y tener controladas varias listas o búsquedas permanentes de palabras claves (la palabra clave de tu sector o el nombre de tu empresa), las aplicaciones multicolumna como Hootsuite, Tweetdeck o Seesmic, son perfectas.

 

 

 

Silvia Coboes periodista, especializada en información sobre medios de comunicación, Internet y Social Media. Es formadora en habilidades digitales y lleva cinco años publicando su blog sobre medios y cuatro habitando Twitter.

@silviacobo

4 pensamientos en “Guía para posicionarte profesionalmente en Twitter, por Silvia Cobo”

Los comentarios están cerrados.