Mi móvil se pasa al hombrecillo verde

0
911
Vanessa prueba el Samsung S SCL con Android

Vanessa prueba el Samsung S SCL con Android

Advertisements

Por fin di el paso y hace dos semanas cambié de operadora de telefonía móvil. Con la portabilidad, decidí coger un smartphone, el modelo Samsung Galaxy S SCL con tarifa de datos. Si soy sincera ya le había echado el ojo al Galaxy S, que es el que tiene mi marido, más potente y con mejor pantalla, pero la economía manda y opté por el SCL.

Después de haber visto su funcionamiento y haberlo trasteado un poco, pensaba que al tener el mío no iba a sorprenderme… pues me equivocaba. El sistema operativo es Android, el del hombrecito verde, que viene configurado y con algunas aplicaciones ya instaladas. Al introducir la cuenta de Gmail recibes, sin tener que poner más veces la contraseña, todas las actualizaciones del correo electrónico. Poder escribir con el teclado sencillamente deslizando el dedo por las letras (swype) me ha parecido mucho más rápido y cómodo. ¡Ahora sí que estoy al día del correo y de las novedades en Facebook!

 
Probador del Samsung Galaxy S SCL

Suelo visitar el Android Market, una tienda en la que puedes buscar y descargar (y comprar, ya que no todas son gratis) todo tipo de aplicaciones. De momento, la que más me ha gustado es Our Groceries, una lista de la compra que configuras y puedes sincronizar con otra persona para compartirla a tiempo real. Otra app muy curiosa es una que te propone recetas de cocina a partir de una serie de ingredientes que tú le introduces.

Mención aparte para Whatsapp, un servicio (gratuito el primer año) para enviar mensajes de chat a todos los contactos que también lo tengan instalado. Una forma de estar comunicada con más frecuencia con mis amigas, y mi marido, al que bombardeo a ‘whatsapps’.

Vamos, que estoy encantada: me comunico vía e-mail y Whatsapp, tengo actualizado el Facebook, navego por Internet, las esperas se me hacen más amenas con los múltiples juegos que tiene, saco fotos y grabo vídeos,…ah, y también llamo por teléfono, pero bastante menos 😉

Samsung Galaxy S SCL con Android

Una de las pegas que le encuentro al teléfono es que cuando se programa una alarma (despertador) para que se active, el terminal debe estar encendido; si está apagado, no suena. Vamos, que el primer día se me pegaron las sábanas. El otro inconveniente es que viene sin manual de instrucciones… Y yo no me puedo quejar porque tengo profe particular en casa porque sino, para ir descubriendo todas las posibilidades de Android, tendría que investigar, y mucho, en Internet. La batería no dura mucho, día sí día no lo tengo que poner a cargar.

En resumen, este smartphone ha mejorado mi vida 🙂 ¡Altamente recomendable!

Vanessa Herrero. Trabajadora social, que ejerce como terapeuta en ASFEME.

 

*Si quieres enviarnos tu reseña, escríbenos un correo electrónico